Una de las afecciones más comunes de los ojos es la hipermetropía, defecto en el que el ojo es un poco más pequeño de lo normal. En las personas afectadas, el ojo recibe la información de las imágenes y la hace llegar al cerebro de manera borrosa. Cuando el paciente se acerca más al objeto, es aún más borrosa. La visión mejora hasta que se aleja del objeto, sin embargo, no está al 100%.   

Es en realidad una afección o error del enfoque visual que se manifiesta con una visión borrosa o distorsionada cuando los objetos están de cerca. Por lo general, la hipermetropía es hereditaria y singularmente, casi todos los niños la tienen cuando nacen, aunque sin la visión borrosa. Conforme se van desarrollando los ojos, la afección disminuye hasta que desaparece por completo.

Una de las maneras más comunes de tratarla es el uso de gafas, sin embargo, conforme se va degenerando la afección, el grosor de los anteojos también crece, por lo que se debe monitorear frecuentemente la graduación.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: drconegarcia@hotmail.com